Saltar al contenido

Carmen Silza

Una aprendiz de poeta ✅ Carmen Silza ✅ Nacida en Murcia, Carmen escribe con el corazón, de forma libre, sin métrica y como le llueve del alma.

Carmen Silza

Carmen Silza

Carmen Silza nació en Murcia, de padre almeriense y madre manchega. Desde niña ya se decantaba por escribir cosas raras, una niña con mucha imaginación y fantasía, exactamente lo que le comentaban los profesores a sus padres. Ya en la adolescencia solía coger su bloc de notas para anotar todo lo que se le ocurría, dice ella, -sobre todo cuando venía adversidad. En la madurez es cuando deja la puerta abierta de par en par a la llamada de la musa.

Carmen Silza es de formación autodidacta, aprendiz de poeta, enamorada de la naturaleza.
Carmen escribe con el corazón, de forma libre, sin métrica, como le llueve del alma.
Como bien expresa en estos versos:

En la alacena la imaginación
En el fogón una suma de letras
En la mesa la palabra
Y como guinda el corazón.

Poemas de Carmen Silza

Sus poemas no emiten información, sino que expresan lo que siente. Nos sorprende de forma personal, utilizando un juego de palabras que proyectan imágenes con bellas metáforas, de forma bucólica y rítmica. Su creación es producto de vivencias, de todo lo que le rodea en su vida diaria, como no podía ser de otra forma. En su blog de notas que lleva siempre consigo, apunta la inspiración que le otorga cualquier escena de la vida que cautive su atención, vivida en su piel o fuera de ella. Carmen Silza en sus poemas demuestra un desmesurado afán de expresar con arte sus sensaciones, de forma poética. Sus poemas de temas varios, como “amor y desamor” donde bien expresa en estos versos:

“El que ha conocido el amor y desamor, puede hablar de los dos”.

Crea sus poemas a través de su contemplación al Amor que siente por todo lo que atrae su atención.

Carmen Silza nos llega al corazón de forma espontánea y reflexiva, a través de mensajes y entregada comunicación

-y de ahí, es donde emerge la poesía-

El siguiente poema fue premiado y publicado por Centro de Estudios Poéticos, en el libro:

“UN PASEO DE VERSOS”

Yo tuve un verso

Yo tuve un verso,
en mis anocheceres serenos,
él, me musitaba a solas,
me agitaban sus requiebros,
yo, ondeaba en sus olas,
en su donaire,
seductor y tierno.

Su efigie era mi horma,
sus notas ilustraban mi cuerpo,
como nube que aparece,
en nueva forma y lienzo.
El verso se convirtió en carne,
y vistió mis huesos.

Y perdido en los cirros…
de su estrato brotaban gotas.
¡Perlas de amor con pena,
caían del verso!…
sin color, sin rimas,
insonoro en el universo.
En un silencio inmerso,
sin carne para sus huesos.

Carmen Silza